Abrisud - Cubiertas para piscinas
Aquark
BSV
Abrisud
Aquark BSV

Una puesta a punto eficiente para tu piscina

Llega el buen tiempo, abren las piscinas municipales y se da el pistoletazo de salida a la temporada de piscina. Y como no, es fundamental realizar una buena puesta a punto para poder disfrutar al máximo de nuestra piscina. 

  • image

En Abrisud, la empresa líder en cubiertas de piscina, lo saben bien y nos han preparado una guía práctica con importantes recomendaciones para hacer una puesta a punto eficiente. No importa si hablamos de piscinas privadas o piscinas de uso público.

Debemos tener en cuenta que con un correcto mantenimiento, seremos capaces de mantener el mismo agua dentro de la piscina de 4 a 6 temporadas de baño. Lógicamente, añadiendo el agua necesaria por evaporación.

Sí es cierto que la procedencia del agua también puede afectar a su durabilidad en perfectas condiciones; no es lo mismo si se trata de agua previamente tratada, de la montaña, del suministro del hogar o de un pozo, por ejemplo. Su durabilidad será diferente.

De todos modos, un dato que nos orientará perfectamente sobre la calidad de agua de nuestra piscina es la concentración de ácido isocianúrico en el agua. Si su nivel es superior a los 75 ppm deberemos renovar el agua para cumplir la normativa.

Si no llega a esos niveles, pero se acerca, se recomienda realizar un vaciado parcial de entre un cuarto y la mitad del volumen de agua de la piscina. Al introducir agua nueva, la saturación de ácido isocianúrico se reduce.

Todo el agua que introducimos en la piscina deberá estar libre de productos químicos, incluido el cloro. Si vamos a reutilizar agua, debemos tener en cuenta que normalmente si dejamos agua en reposo durante un mes, con la evaporación y el efecto del sol, los productos químicos se diluirán.

Una cubierta de piscina aporta seguridad, aporta limpieza a la piscina, pero también reduce la evaporación de agua y el mantenimiento. Por tanto, una cubierta de piscina puede resultar de gran ayuda, además de permitirnos alargar la temporada de baño.

Si tenemos cubierta, un pequeño mantenimiento de la misma no sólo nos ayudará a alargar su vida útil sino que también nos ayudará a preservar la calidad del agua.

Dicho esto, vayamos con algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de poner a punto nuestra piscina, la cual lleva parada varios meses:

NIVEL DE AGUA

Si hemos realizado un proceso de invernaje, parando la piscina durante todo el invierno, deberemos rellenar la piscina hasta que el nivel de agua cubra al menos 2/3 del skimmer.

Si ya tenemos el nivel de agua adecuado, es recomendable realizar un lavado del filtro y su posterior enjuague.

NOTA: No olvides en manipular la maneta de la vávlvula selectora con el motor parado, nunca en funcionamiento.

CONTROL DE PH

Un correcto nivel de pH en el agua es fundamental para disfrutar de un baño agradable. En piscinas de uso privado, el nivel recomendable de pH suele oscilar entre 7,2 y 7,6.

En caso de que los niveles se encuentren por encima o por debajo de estos niveles, deberemos recurrir a reguladores de la acidez. Puede tratarse de aumentadores de pH (el nivel es demasiado bajo) o reductores de pH (el nivel es demasiado elevado).

De cara a la puesta en marcha y primer baño, debemos asegurarnos de eliminar todos los posibles gérmenes del agua. Para ello, se recomienda el realizar un tratamiento de choque con cloro rápido. Y si lo estimamos oportuno, también podremos añadir algicida o floculante si por ejemplo, tenemos el agua turbia.

Al realizar el tratamiento de choque, debemos esperar 24 horas y volver a analizar el agua para confirmar que todos los parámetros ya son los adecuados.

CONTROLES PERIÓDICOS

Es obvio que cuanto menos tengamos que estar pendientes de la piscina, mejor. Pero siempre son recomendables algunas revisiones periódicas del agua y del sistema de filtración y desinfección.

Aquí os dejamos una tabla con algunos parámetros a tener en cuenta y sus niveles óptimos: pH, cloro, temperatura, alcalinidad.... Así podremos hacernos una idea de cuando es o cuando no es necesario tomar algún tipo de medida en la piscina.


Para ser todavía más eficientes y sostenibles, sobre todo en espacios de uso público, podemos recurrir a fuentes de energía fotovoltaicas, controlar la iluminación del recinto, adecuar el funcionamiento de las instalaciones al número de usuarios y las condiciones ambientales o vigilar el consumo de energía de instalaciones auxiliares como vestuarios, salas de control, etc.

En relación a esta sostenibilidad, Fabrice Villa, director ejecutivo de Abrisud Ibérica, nos hacía la siguiente reflexión: "El uso de una cubierta de piscina es el sistema más eficiente para reducir la huella de carbono, no en vano reduce hasta un 80% la evaporación del agua, permitiendo un ahorro energético de entre el 50% y el 70%".

Además, en el caso de las piscinas de grandes dimensiones de hoteles o campings. en Abrisud recomiendan:

  • Realizar un control adecuado del consumo del agua
  • Mantener el nivel de agua adecuado para que el sistema de recirculación funcione correctamente
  • Revisar posibles problemas de estanqueidad y de fugas tanto en la infraestructura de la piscina como en las uniones y conducciones de agua

Según los estudios realizados, la instalación de una cubierta de piscina en un hotel o camping supone un aumento de la rentabilidad de entre un 20% y 30%. Esto se debe tanto al incremento de usuarios (alargamos la temporada de baño), como por un uso más eficiente de la instalación.

Y hasta aquí, algunos interesantes consejos para utilizar la piscina de un modo más eficiente, más sostenible y más respetuoso con el medio ambiente.

Más consejos relacionados con el mundo de la piscina, aquí

¡Feliz temporada de piscina!

Etiquetas relacionadas

puesta a punto, abrisud, piscinas, piscina